Ginecología Endocrinológica

Endocrinología Ginecológica

Es una subespecialidad que se dedica del estudio, diagnóstico y tratamiento de cualquier patología endocrino-ginecológica de la mujer, desde la adolescencia hasta la postmenopausia.

Las hormonas tienen un papel fundamental en la salud reproductiva de la mujer. Los trastornos hormonales inciden en el desarrollo ginecológico y pueden causar alteraciones o ausencia del ciclo menstrual, trastornos en el desarrollo sexual y complicaciones relacionadas con la fertilidad.

Problemas hormonales ginecológicos como ovario poliquistico y endometriosis. Todas estas alteraciones deben ser estudiadas y tratadas adecuada y oportunamente.

El Dr. Eder Benítez Castañeda está altamente calificado y es Miembro activo de la Intarnational Society of Gynecological Endocrinology, para el diagnóstico y tratamiento de estas condiciones y enfermedades.

Padecimientos más frecuentes:

Diabetes y Embarazo

Si usted tiene diabetes, antes de quedar embarazada es el mejor momento para controlar su nivel de azúcar en la sangre, ya que los niveles altos de glucosa en sangre pueden ser perjudiciales para su bebé durante las primeras semanas de embarazo, incluso antes de saber que está embarazada. Los objetivos de nivel de glucosa en sangre son diferentes para las mujeres que están intentando quedar embarazadas. Los objetivos son valores a los que usted apunta.

 

Cualquier embarazo es un momento de gran conmoción y cambio para cualquier mujer. Si usted tiene diabetes tipo 1 o 2 y desea quedar embarazada pronto, puede aprender qué debe hacer para tener un bebé sano. También puede aprender cómo cuidar su salud y su diabetes antes y después de su embarazo, y durante este. Si tiene diabetes y ya está embarazada, ¡no entre en pánico! Simplemente asegúrese de estar haciendo todo lo posible para cuidar su salud y su diabetes durante su embarazo.

Si tiene diabetes, su embarazo se considera de alto riesgo, lo que significa que tiene un mayor riesgo de tener problemas durante su embarazo. Debe prestar especial atención a su salud y es posible que deba ver médicos especializados.

Tiroides y embarazo

Un embarazo normal trae consigo una serie de cambios fisiológicos y hormonales que alteran la función tiroidea. Esto significa que las pruebas de laboratorio de la función tiroidea deben ser interpretadas cuidadosamente durante el embarazo.

La glándula tiroides puede aumentar de tamaño durante el embarazo (tiroides grande = bocio). Sin embargo, los bocios asociados con el embarazo ocurren con mucha más frecuencia en las áreas del mundo donde existe deficiencia de yodo. Es relativamente poco común en los Estados Unidos, país que se considera relativamente suficiente en yodo. Si se utilizan técnicas de imagen muy sensibles (ultrasonido), es posible detectar un aumento en el volumen de la glándula tiroides en algunas mujeres. Generalmente este aumento es de 10% a 15% y no es aparente en el examen físico hecho por el médico. Sin embargo, a veces puede desarrollarse un bocio significativo que haga que el médico solicite pruebas de función tiroidea.

 

Hipotiroidismo en el embarazo

Cuando la glándula tiroides no es capaz de producir suficiente hormona tiroidea para mantener el cuerpo funcionando de manera normal se le conoce como hipotiroidismo, esto quiere decir que Las personas hipotiroideas tienen muy poca hormona tiroidea en la sangre. Las causas frecuentes son: enfermedad autoinmune, como es la Tiroiditis de Hashimoto, la eliminación quirúrgica de la tiroides y el tratamiento radiactivo.

Generalmente la causa más frecuente de hipotiroidismo es el trastorno autoinmune conocido como tiroiditis de Hashimoto. El hipotiroidismo puede ocurrir durante el embarazo debido a la presentación inicial de la tiroiditis de Hashimoto, el tratamiento inadecuado de una mujer con historia previa de hipotiroidismo de una variedad de causas, o por sobre tratamiento de una mujer hipertiroidea con drogas antitiroideas. Aproximadamente, el 2.5% de las mujeres tendrán una TSH ligeramente elevada de más de 6 y el 0.4% tendrán una TSH mayor de 10 durante el embarazo.

 

Hipertiroidismo en el embarazo

Cuando la glándula tiroides está hiper-activa existe demasiada hormona tiroidea en el organismo esta condición da lugar al termino de hipertiroidismo.

La causa más común (80%-85% de los casos) del hipertiroidismo materno durante el embarazo es la enfermedad de Graves y ocurre en 1 de cada 500 mujeres embarazadas.

 

Obesidad y embarazo

Su peso antes del embarazo y el índice de masa corporal (IMC), así como tu salud y la del bebé, juegan un papel importante en determinar cuánto peso se debe aumentar durante el embarazo. Consulta con tu médico especialista para determinar qué es mejor en tu caso y para controlar el peso durante el embarazo. Es importante empezar por considerar estas pautas generales para el aumento de peso durante el embarazo cuando se es obesa:

  • Embarazo único:Si eres obesa y llevas un bebé, el aumento de peso recomendado es de 5 a 9 kilos.
  • Embarazo múltiple:Si eres obesa y estás embarazada de gemelos u otro embarazo múltiple, el aumento de peso recomendado es de 11 a 19 kilos, dependiendo del caso.
  • En lugar de ganar o perder una cantidad específica de peso durante el embarazo, es posible que tu médico podría te aliente a centrarte en evitar el aumento excesivo de peso durante el embarazo.

La obesidad durante el embarazo aumenta el riesgo de diferentes complicaciones durante el embarazo, incluyendo:

  • La diabetes gestacional.Las mujeres que son obesas tienen más probabilidades de tener diabetes durante el embarazo que las mujeres que tienen un peso normal.
  • Preclamsia. Las mujeres que son obesas tienen un mayor riesgo de desarrollar presión arterial alta y proteínas en la orina después de la semana 20 de embarazo.
  • Infección. Las mujeres que son obesas durante el embarazo corren mayor riesgo de infecciones del tracto urinario. La obesidad también aumenta el riesgo de infección después del parto, si el bebé nace por vía vaginal o por cesárea.
  • La trombosis. Las mujeres que son obesas durante el embarazo corren mayor riesgo de una enfermedad grave en la que un coágulo de sangre se forme dentro de un vaso sanguíneo.
  • Apnea obstructiva del sueño. Podrían estar en mayor riesgo de un trastorno del sueño que puede ser grave y en el cual la respiración se detiene repetidamente y comienza. El embarazo también puede empeorar la apnea obstructiva del sueño existente.
  • Atrasos en el parto. La obesidad aumenta el riesgo de que el embarazo se prolongue más allá de la fecha prevista de parto
  • Problemas laborales. La inducción del parto es más común en las mujeres obesas. La obesidad también puede interferir con el uso de ciertos tipos de medicación para el dolor como, por ejemplo, la anestesia epidural.
  • Cesárea. La obesidad durante el embarazo aumenta el riesgo emergencia y la necesidad de hacer cesárea. La obesidad también aumenta el riesgo de complicaciones tales como retraso en la cicatrización e infecciones de heridas. Las mujeres que son obesas tienen menos probabilidades de tener un parto vaginal exitoso después de una cesárea (PVDC).
  • Pérdida del Embarazo. La obesidad aumenta el riesgo de aborto involuntario y muerte fetal.

Tratamiento hormonal

En las personas transgénero, lo que se busca es minimizar o suprimir los caracteres sexuales secundarios originales e inducir los del sexo buscado. Es necesario adelantar que no existen trabajos acerca del tratamiento con estrógenos, La mayoría de los datos y la experiencia provienen del tratamiento para la feminización (de masculino a femenino) para quienes existen protocolos acerca del modo y las condiciones en que debe establecerse el tratamiento.

 

Las personas transgénero suelen esperar cambios rápidos y completos, a veces inmediatos, al inicio del tratamiento hormonal, pero los efectos inducidos por las hormonas son limitados y aparecen sólo gradualmente, dependiendo mucho de la edad de comienzo del tratamiento: no es lo mismo tratar de generar cambios en un adolescente que en alguien que ya pasó los 40 años. Por esto es conveniente antes de iniciar el tratamiento dar una información lo más amplia e individualizada posible acerca de beneficios y perjuicios del mismo para no crear falsas expectativas.

Hay que tener en cuenta y explicarlo muy claramente que los estrógenos no eliminan todos los rasgos del sexo original ni actúan por igual en todas las personas. En las personas transgénero Masculino a Femenino, no hay forma de revertir los efectos de la testosterona sobre el esqueleto: la mayor talla, la forma de la mandíbula, el tamaño y forma de manos y pies, así como la estrechez de la pelvis no revierten una vez alcanzado el tamaño final después de la pubertad. Del mismo modo, el tratamiento puede no dar resultados en relación con la reducción de la barba o el desarrollo mamario. Puede haber, en forma variable, una disminución de la fuerza y la masa muscular.

Consultorio

Calle 50 #210 x 47 y 45
(a un costado de CEDIMMONT)
Fco. de Montejo